Un día de familia en la nieve

La familia de la playa viene a visitarnos a Vielha cada año, con la gran expectativa de pasar una blanca navidad.
A veces tienen mucha suerte y otras, no tanto. Pero lo que nunca falla es que al márgen de la cantidad de nieve con que puedan jugar, la visita a Banhs de Tredos siempre hace que el viaje valga la pena, y se ha convertido en un un clásico del encuentro.
Cada año, el día 23 de diciembre por la mañana, nos despertamos y nos vestimos de nieve: 4 adultos y 3 peques: una ratio perfecta. Subimos por la carretera de Baqueira hasta llegar a Salardú y allí viramos a la derecha donde indica la rotonda “Banhs de Tredos”. Tardamos 15 minutos en llegar al Parquing donde se encuentran las motos de nieve.
Este año la carretera estaba limpia, no había nieve. Allí nos esperaba Luis en su furgoneta y con su sonrisa de siempre. Nos subimos con él para coger las motos un poco más adelante de la pista. Por norma general y por seguridad, los peques siempre viajan en la moto del guía. Los habíamos preparado para que no hubieran inconvenientes en no montarse en las motos con los papis. Les habíamos contado que Luis, que era un amigo, era el mejor conductor de motos y que siempre llegaba el primero a destino. Y todos se entusiasmaron en viajar con él. Luego de una serie de indicaciones de conducción nos preparamos para comenzar la excursión.

IMG_20151223_114119

Ya habíamos realizado el recorrido hasta el Balneario otros años. Y había sido un éxito. Pero esta vez, para compensar que la excursión en moto era más corta por falta de nieve suficiente en un tramo de la pista, Luis nos llevó hasta Montanheta. Asique pudimos apreciar aún más el extraordinario paisaje de los alrededores del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici.

IMG_20151223_141445

 

Fue un paseo tranquilo y familiar. Especial para los niños y con total seguridad. Regresamos al hotel con una sensación de bienestar impresionante. Y el día acababa de comenzar. Allí, regularmente, podéis elegir entre tomarte un baño termal o realizar una excursión en raquetas de nieve. Pero como nuestros peques de 3 y 8 años estaban ansiosos de acción, cogimos unos trineos y nos fuimos a la aventura. No solo los más pequeños encontraron diversión a su antojo, sino que los mayores no pudimos contener la tentación de transformar la pista de coches nevada en una gran pista de competición para los trineos. Y en nada ,nos vimos embarcados en un sube y baja de carreras entre grandes y pequeños y una catarata de carcajadas y empujones a granel. Vamos, que nos hemos DIVERTIDO con mayúsculas!!!.

IMG_20151223_125216
Luego de un buen rato de “picas y tostes” regresamos al hotel para comer. El paté y la Olla aranesa de la casa se han llevado el premio de siempre. Sin mencionar el chuletón que deja a los hombres de la familia lo más de contentos. Aunque los peques no se quedaron atrás con sus pastas con salsa y la complicidad de Lucy en la elección de sus menús. Como en Banhs las atenciones nunca son pocas, Lucy nos preparó un sofá para que descansara uno de los peques y les dejó juguetes a los otros 2. Se hicieron las 16:30h, horario de bajada, muy deprisa. Y con la barriga llena y el corazón contento renovamos el deseo de volver una vez más, el próximo año.
Si tenéis ganas de pasar un día extraordinario y con una excelente atención disfrutando de experiencias que no tienen precio, aquí tenéis la recomendación de mi familia. ¡Animaros!

Reserva tu excursión en Aranexperience.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *